125  CUENTOS  DE  HADAS  DE  LOS  HERMANOS  GRIMM  EN  ESPAÑOL
Violencia y crueldad originales han quedado eliminadas o disminuidas al mínimo posible. Aptos para todo público.

Esopo
393   Fábulas

Índice Numérico
Índice Alfabético

Jacob Grimm

Coleccionados por 
Jacob y Whilhelm Grimm

Wilhelm Grimm

Anterior Siguiente
 
  

CUENTOS DE GRIMM




114-Los Mensajeros de la Muerte

 

En la antigüedad un gigante viajaba una vez por un amplio camino, cuando de repente un hombre desconocido apareció ante él, y dijo, 

-"¡Alto, ni un paso más lejos!"-

-"¿Qué?"-, gritó el gigante, -"¿una criatura que puedo aplastar entre mis dedos, quiere bloquear mi camino? ¿Quién eres tú para hablar tan vigorosamente?"-

-"Soy la Muerte,"- contestó el otro. -"Nadie se resiste a mí, y tú también debes obedecer mis órdenes."-

Pero el gigante se negó, y comenzó a luchar con la Muerte. Fue una batalla larga, violenta, y por fin el gigante consiguió la ventaja, y abatió a la Muerte con su puño, de modo que ella cayó sobre una piedra.

El gigante siguió su camino, y la Muerte quedó allí vencida, y tan débil que no podía moverse otra vez.

-"¿Qué pasará ahora,"- se dijo, -"si me quedo aquí yaciendo en el camino? Nadie morirá en el mundo, y se llenará tanto de gente que no tendrán espacio para estar de pie al lado uno del otro."-

Mientras tanto un hombre joven llegó por el camino, quién era fuerte y sano, cantando una canción, y echando un vistazo alrededor a cada lado. Cuando él vio a aquel medio desmayado, fue compasivamente y lo levantó, le dio una bebida fortificante de su cantimplora, y esperó a que se recuperara. 

-"¿Sabes quien soy?"-, dijo el caído, mientras se incorporaba, -"¿y sabes quien es al que has ayudado a ponerse sobre sus pies de nuevo?"-

-"No, no lo sé"- contestó el joven.

-"Soy la Muerte,"- dijo él. -"No discrimino a nadie, y no puedo hacer ninguna excepción contigo, pero para que veas que te estoy agradecido, te prometo que no vendré por ti de improviso, sino que te enviaré a mis mensajeros antes de que yo venga y te lleve."-

-"Bien"-, dijo el joven, -"es una gran ventaja saber cuando vendrás, y por lo menos estaré seguro de ti por mucho tiempo."-

Entonces él continuó su camino, y se mantuvo alegre, y se divirtió con excesos, y vivió sin preocupaciones. Pero la juventud y la salud no duraron mucho tiempo, pronto vineron enfermedades y penas, que lo atormentaban durante el día, y le robaban el descanso de la noche.

-"No, no voy a morir"-, se dijo él, -"porque la Muerte enviará a sus mensajeros antes de eso, pero deseo realmente que estos días desgraciados de enfermedad terminen ya."-

Tan pronto como él se sintió bien otra vez, comenzó una vez más a vivir con derroches y desarreglos. Entonces un día alguien le dio un toque en el hombro. Él miró alrededor, y la Muerte estaba de pie detrás de él, y le dijo, 

-"Sígueme, la hora de tu salida de este mundo ha llegado."-

-"¿Qué?"-, contestó al hombre, -"¿Vas a quebrantar tu palabra? ¿No me prometiste que me envíarías mensajeros antes de que vinieras por mí? ¡No he visto ninguno!"-

-"¡Silencio!" contestó la Muerte.

"¿No te he enviado a un mensajero uno después del otro? ¿No vino la fiebre y te golpeó, te abatió y te echó abajo? ¿No vino el mareo a aturdir tu cabeza? ¿No te ha calado la gota en todos tus miembros? ¿No te zumbaron los oídos? ¿No mordió el dolor de muelas tus mejillas? ¿No se te opacaban los ojos? ¿Y además de todo, cuando mi hermano el Sueño venía, no te acordabas de mí? ¿Y en las noches de dolor, no yacías como si estuvieras muerto?"-

El hombre no podría dar ninguna respuesta; entonces cedió a su destino, y se marchó junto con la Muerte.

Enseñanza:

 Los mensajes de la vida hay que saber interpretarlos adecuadamente y no despreciar su información.

 

 
 


 

  

 

 

 

Política de Privacidad

Clip Art Designs by Graphics Factory