125  CUENTOS  DE  HADAS  DE  LOS  HERMANOS  GRIMM  EN  ESPAÑOL
Violencia y crueldad originales han quedado eliminadas o disminuidas al mínimo posible. Aptos para todo público.

Esopo
393   Fábulas

Índice Numérico
Índice Alfabético

Jacob Grimm

Coleccionados por 
Jacob y Whilhelm Grimm

Wilhelm Grimm

Anterior Siguiente
 
   

CUENTOS DE GRIMM 




097-El Lobo y el Hombre 

Una vez hace algún tiempo, el zorro comentaba al lobo sobre la fuerza del  hombre; cómo ningún animal podía resistirlo, y como todos fueron obligados a emplear la astucia a fin de protegerse de él. Entonces el lobo contestó, 

-"Si yo tuviera al menos la posibilidad de ver a un hombre por una vez, yo predominaría sobre él sin duda."-

 -"Puedo ayudarte a encontrarlo,"- dijo el zorro -"Ven temprano mañana por la mañana, y te mostraré a uno."-

 El lobo se presentó a tiempo, y el zorro lo llevó al camino por el cual los cazadores pasaban diariamente. Primero vino un viejo soldado fuera de servicio. 

-"¿Es ese un hombre?"- preguntó el lobo. 

-"No"-, contestó el zorro, -"Lo fue."- 

Después pasó un muchachito que iba a la escuela. 

-"¿Es ese un hombre?"-

-"No, dentro de un tiempo lo será."-

Al fin vino un cazador con su arma de dos cañones en su espalda, y un cuchillo  al costado. Dijo el zorro al lobo, 

-"Mira, allí viene un hombre, para dominarlo, tú debes de atacarlo, y yo me meteré a mi agujero."

El lobo entonces se precipitó contra el hombre. Cuando el cazador lo vio le dijo, 

-"Tienes suerte de que no había cargado una bala,"- pero ahora cargó, apuntó, y disparó el  tiro en su cara. El lobo retorció su cara, pero no se amedrentó, y lo atacó otra vez, y el cazador le dio el segundo tiro. El lobo ingirió su dolor, y  otra vez se precipitó sobre el cazador, pero él sacó su brillante cuchillo, y le dio unos cortes a derecha e izquierda, de modo que, sangrando en todas partes, corrió aullando a donde el zorro. 

-"¿Bien, hermano lobo,"- dijo el zorro, -"cómo te fue con el hombre?"-

-"¡Ay!"- contestó el lobo, -"¡nunca imaginé que la fuerza de hombre era cual es! Primero, tomó un palo de su hombro, y sopló con él, y luego algo voló en mi cara que me cosquilleó terriblemente; entonces sopló una vez más en el palo, y eso voló en mi nariz como relámpago y granizo; y cuando yo estuve  completamente cerca, él sacó de su costado una costilla blanca, y  me golpeó tan duro con eso que quedé casi muerto."-

- "¡Ve qué atrevido fuiste!"- dijo el zorro. -"¡Tiraste tu hacha tan lejos, que  ahora ya no podrás intentarlo otra vez!"-

Enseñanza:

Nunca se debe pensar que lo desconocido es siempre inferior a uno. Es mejor suponer lo contrario y actuar con precaución  

 

 
 


 

  

 

 

 

Política de Privacidad

Clip Art Designs by Graphics Factory