125  CUENTOS  DE  HADAS  DE  LOS  HERMANOS  GRIMM  EN  ESPAÑOL
Violencia y crueldad originales han quedado eliminadas o disminuidas al mínimo posible. Aptos para todo público.

Esopo
393   Fábulas

Índice Numérico
Índice Alfabético

Jacob Grimm

Coleccionados por 
Jacob y Whilhelm Grimm

Wilhelm Grimm

Anterior Siguiente
 
  

CUENTOS DE GRIMM


 


084-La Hilandera Perezosa  

En un cierto pueblo una vez vivían un hombre y su esposa, y la esposa era tan ociosa que ella nunca trabajaría en nada; y cuando su esposo le traía algo para hilar, ella casi nunca lo hacía, y si lograba hilar algo, nunca lo enbobinaba, y todo permanecía enredado en un montón. Si el hombre la reprendía, ella estaba siempre lista con su lengua, y decía, 

-"Bien, ¿pero cómo puedo embobinar, si no tengo ningún carrete? Entra en el bosque y con  madera hazme uno."-

-"Si eso es así,"- dijo el hombre, -"entonces iré al bosque, y conseguiré un poco de madera para hacer carretes."-

Entonces la mujer estaba temerosa de que él obtuviera la madera e hiciera un carrete, y ella tendría que embobinar, y luego volver a comenzar a hilar de nuevo.

Ella meditó por un rato, y luego una idea afortunada se le ocurrió: en secreto siguió al hombre en el bosque, y cuando él ya había subido a un árbol para elegir y cortar la madera, ella se arrastró en la espesura abajo donde él no podía verla, y gritó,

-"Quien corta la madera para carretes morirá,
Y quien embobina, fallecerá. "-

El hombre escuchó, posó su hacha durante un momento, y comenzó a considerar lo que esto podría significar. 

-"Ajá"-, dijo él por fin, -"lo que pudo haber sucedido; mis oídos deben haber estado zumbando, no me alarmaré para nada."-

Entonces él otra vez agarró el hacha, y comenzó a talar; luego otra vez oyó un grito de abajo:

-"Quien corta la madera para carretes morirá,
Y quien embobina, fallecerá. "-

Él paró, y se sintió con miedo y alarmado, y reflexionó sobre la circunstancia. Pero cuando habían pasado unos momentos, él tomó valor otra vez, y por tercera vez estiró su mano hacia el hacha, y comenzó a cortar. Pero alguien gritó una tercera vez, y dijo en voz alta,

-"Quien corta la madera para carretes morirá,
Y quien embobina, fallecerá. "-

Eso fue bastante, y todo interés se había marchado de él, entonces de prisa bajó del árbol, y se puso en camino a su casa. La mujer corrió tan rápido como pudo por desvíos para llegar a casa primero. Así, cuándo él entró a la casa, ella puso una mirada inocente como si nada hubiera pasado, y dijo, 

-"Bien, ¿has traído un pedazo conveniente de madera para los carretes?"-

-"No,"- dijo él, -"veo muy bien que entonces no habrá embobinado,"-

 y le dijo lo que le había pasado en el bosque, y a partir de aquel momento en adelante la dejó en paz sobre el asunto. Sin embargo, después de algún tiempo, el hombre otra vez comenzó a quejarse del desorden en la casa. 

-"¡Esposa,"- dijo él, -"esto es realmente una vergüenza, que el hilo hecho tenga que estar ahí tirado en el suelo!"-

-"Te diré algo,"- dijo ella, -"como todavía no tenemos ningún carrete, ve tú al desván, y yo me retiraré abajo, y te lanzaré el hilo, y luego me lo lanzas hacia abajo, y así entonces conseguiremos una madeja después de todo."-

-"Sí, eso funcionará,"- dijo el hombre.

Entonces lo hicieron así, y cuando todo estuvo concluído, él dijo, 

-"El hilo está en madejas, ahora debe ser hervido."-

La mujer otra vez se sintió comprometida y dijo, 

-"Sí claro, lo herviremos mañana temprano."-

Pero ella concebía en secreto otra maniobra.

De madrugada ella despertó, encendió el fuego y puso la caldera, sólo que en vez del hilo, ella puso unas estopas, y las dejó hervirse. Después de hacer eso fue donde el  hombre, quien aún yacía en la cama, y le dijo, 

-"Yo tengo que salir, tú debes despertar y cuidar del hilo que está en la caldera en el fuego, pero debes estar atento inmediatamente; porque si oyes cantar al gallo, y no cuidas de la madeja, simplemente ella quedará en estopa."

El hombre tomó voluntad e hizo lo posible para no holgazanear. Despertó tan rápidamente como pudo, y entró en la cocina. Pero cuando él llegó a la caldera y miró a hurtadillas, vio, a su horror, solamente un puño de estopas. Entonces el pobre hombre se sintió como un ratón, pensando que él lo había descuidado, por lo que era  culpable, y en el futuro no dijo más sobre hilos y bobinados. ¡Pero usted deducirá que ésta no era una mujer agradable!

Enseñanza:

Quien es perezoso de convicción, lo que mejor sabe hacer es no hacer nada. 

 

 
 


 

  

 

 

 

Política de Privacidad

Clip Art Designs by Graphics Factory